Esta tía no tiene ni guarra de
tocar el Ukelele, se le ve a
la legua
El rasgueo y el punteo son dos técnicas independientes o complementarias a elegir, aunque yo estoy en una fase que ni lo uno ni lo otro.
Dicen que la primera crisis del ukelelista nobel es el rasgueo, para mi, que voy muy adelantada a mi tiempo, ya es la segunda, que la primera fue la afinación... y ahora mi problema básicamente es que me cuesta mantener el ritmo y que luego, no se cantar. 
Bueno, y que si me pongo a cantar ya sí que no me concentro con las manos...  

Esta imagen la pongo porque la guitarra es chachi,
y porque me parece super fácil--->

Con el rasgueo (strum), que consiste en rasgar más de una cuerda cuando pisas varios cuerdas simultáneamente (acorde), básicamente lo que haces es marcar el ritmo del compás al que te tienes que adaptar, que suele ser un 4/4, un 6/8... El numerador indica las fracciones: los tiempos, y el denominador la figura que está incluida en cada una de esas fracciones. En un 6/8 por ejemplo serían 6 fracciones de una corchea, un 4/4 serían cuatro negritas (este es mi favorito). 

Esto lo tienes que automatizar con la mano derecha. Existen millones de patrones que te recomiendan por todos los lados, unos sencillos: cuatro rasgaduras para abajo V V V V o cuatro hacia arriba, otros enrevesados: dos para arriba, uno para abajo, te paras, dos para abajo, haces una voltereta, uno para arriba, pones los ojos en blanco, te rascas la nariz... pero lo mas importante es que se adapte a tí, que sea algo que te salga de dentro al escuchar esa canción, que lo hagas tuyo. Que te guste. Porque algunos suenan como el culo y pueden parecerte una mierdaka cuando en realidad siempre los puedes crear tú mismo adaptándolo a tu compás. 

Lo que sí está claro, y aquí no hay excepción, es que todos hay que practicarlos hasta la saciedad para que cuando vayas a tocar los acordes, no se te vaya el tempo. 

Se puede tocar a 60 bpm o a 120 bpm si tienes un metrónomo, que es un bicho o aplicación de móvil (benditos móviles) que produce regularmente una señal, vísual, y/o acústica que permite mantener un pulso constante al ejecutar una obra musical o una cancióncilla de mierda... esto te puede servir de guía, o ponerte mas nervioso, pero bueno, te lo bajas y pruebas, primero mas despacito y luego al ritmo real de la canción.

En mi caso lo mas duro está siendo el no reconocer la canción que estoy tocando si lo hago a base de acordes. Si supiera cantar no me pasaría porque la solista sería yo cantando y el ukelele el acompañante, pero como no canto, al final el ukelele se queda un poco triste y mi sordera musical no me responde.

Esto queda compensado cuando en vez de usar acordes uso una partitura y hago el punteo (la cuerdas se van pulsando de manera sucesiva) creando una melodía solista. Cuando tocas con un grupo de instrumentos y llega el momento del punteo con el ukelele, éste ejecuta una melodía que sobresale del resto, que es lo que me mola a mi porque es la canción que yo tengo en mi cerebro, pero claro, para esto necesitas una velocidad del quince o una partitura de redondas blancas y negras como la de Love me Tender o tener una velocidad digital del quince, que algún día la tendré... a dios pongo por testigo!! 

Es que ya me estoy imaginando a mi hijo con la flauta dentro de cinco años y yo con el Uke marcándonos unos solos de lo mas jevis!!

Luego también hay un método fusión en el que tocando acordes se hace un punteo tocando todas las cuerdas, pero no de cualquier manera, sino asociando un dedo a cada cuerda, en el Ukelele por ejemplo sería G pulgar, C índice, E corazón y A anular, o G y C pulgar, E índice y A corazón. En este estoy yo ahora mismo con la de Allelujah que me aprenderé antes en partitura que a escribir el título de la canción.

Lo ideal para tocar una canción es hacerla con rasgueo y luego marcarte unos solos con punteo... esa es mi meta. De momento lo que empiezo a conseguir es tener doloridas las yemas de los dedos porque lo de pisar la cuerda adecuadamente sin producir ningún sonido raro es un mundo, entre que se amontonan los dedos al cambiar de acorde, que piso en el traste como puedo, que se me cae el ukelele para un lado porque aún no se como sujetarlo bien, que mi meñique está muerto... pero no me quejo, que por ahí he leído que la peña que toca el bajo, que tiene cuerdas de acero, con tanto ensayo acaban sangrándoles los dedos, y a mi es que esto me mola pero no tanto como para desangrarme viva, no sé como lo veis.


This entry was posted on 3:35:00 p. m. and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.