Y cómo hacer una cejilla DIY.

Hay un tema que me inquieta, me atormenta y que me perturba... son las limitaciones de mi Ukelele.

Yo pensaba que esto era llegar y besar el santo, que podría tocar todo lo que se me antojara, ya fuera el Concierto de Aranjuez o el Beutiful People de Marilyn Manson, con la unica limitación del tiempo que tuviera para practicar. Todavía lo creo, y sigo lanzada aún sabiendo tocar sólo unas pocas notas, pero veo que no todo se adapta a mi flexibilidad mental y a la envergadura de mi instrumento de cuerda pulsada.

Me pasa que voy descubriendo partituras que no caben dentro de mi espectro musical aún estando en mi adorada clave de Sol, por ejemplo, un "la" grave dos líneas debajo del pentagrama reglamentario que me sale en "Tengo una vaca lechera". ¿Por qué esta partitura? Sostengo que no viene al caso, pero bueno, tengo una hija de tres años que me la demanda y donde manda patrón no manda marinero... 

He estado investigando sobre el tema y no me queda mas remedio que cambiar el tono de la melodía, esto es, hacer toda la canción un poco mas aguda y llevarme ese horrible "La" grave a la zona de las líneas pentagramiles. ¿y como se sube el tono? pues subiendo el tono a TODAS las notas. Al subirlo lo subes en el pentagrama y lo vuelves todo mas agudo. Al parecer esto es legal y se usa mucho, sobretodo cuando se canta, porque las voces son como los instrumentos y si no llegan al tono, pues se cambia, se sube o se baja al gusto del consumidor. Esto que puede parecer una chorrada para mi es nuevo porque nunca me lo he planteado, la verdad, y eso que me ví Operación Triunfo unos años y siempre hablaban de estas cosas de subir los tonos de las canciones para adaptarlos a los de las voces... Pues esto es lo mismo, lo que pasa que no es tan fácil. Subir un tono no es lo mismo que subir una nota. Vamos a la teoría sin adentrarnos mucho, jeje.

Las notas musicales son estas: DO RE MI FA SOL LA SI DO; este último DO ya está una octava mas para allá. Pero atención, en esta escala un tono no es una nota.
Las distancias en tonos son distintas de unas notas a otras. Para eso hay que irse al piano (maldito sea) y mirar las teclas.

Las notas avanzan a paso de semitono, en este sentido: do, do#, re, re#, mi, fa, fa#, sol, sol#, la, la#, si. Las diferencias entre éstas notas sí son siempre un semitono, cuando metemos los #.
Los sostenidos son los símbolos # e indican que se ha sumado medio tono, además son indivisibles. Esta nueva escala de 12 notas sí las tiene equidistantes entre sí. A las notas que llevan el # se les llama "notas alteradas". Generalmente hay dos semitonos entre nota y nota, pero entre "mi" y "fa" solo hay un semitono, al igual que entre "si" y "do". Bueno, esto en la escala de Do Mayor, que luego hay otra Menor... y también están los bemoles (b) que es también un semitono pero que se usa para bajar en vez de subir en la escala tonal... se llaman distinto pero a la hora de la verdad son lo mismo. Esto para otro día.

Bueno, pues al subir todas las notas dos tonos, mi "La" supergrave, pasa a ser un "#Do", y eso ya lo puedo tocar: pisando el primer traste de la cuerda de Do (C para los anglosajones), porque al aire sería el Do normal. ¿No es maravilloso? pues sí. Así que aquí me tenéis haciendo de ejercio cambiar dos tonos a la partitura de La vaca lechera de los huevos para poder tocarla a mi gusto... luego os digo como suena, porque aún no lo he probado.

Otra opción, mucho más rápida, para cambiar el tono de una melodía es agenciarte una Cejilla. Esto es un aparato pinza que pisa las cuerdas,, los trastes atrapando todo el mastil. Como ya dijimos cada traste que pasa vas subiendo medio tono, pues entonces, si por ejemplo pones la cejilla en el segundo traste, es como si empezaras desde cero en esa tonalidad nueva que suma dos semitonos a toda la melodía, usando las posiciones de siempre. Y lo mas importante de todo es que se puede hacer a mano y ahorrarse 5 pavos (que es lo mínimo que valen) y lo que te ahorras el buscarla!!.

Para tener una cejilla DIY sólo tienes que coger un lápiz pequeño si tienes, y una goma de huevera, si tienes gomas del pelo la tendrás en mas colores, grosores y modelos e incluso podrá ir a juego con el lápiz, aumentando la armonía general de tu vida. 

Entonces enganchas el lápiz con la goma por detrás del mastil primero por arriba, luego por abajo dando las vueltas que sean necesarias a la goma para que quede bien bien apretado, y ya tienes tu cejilla bien fija de profesional. ¿Cómo te has quedao?, pues igual que yo cuando lo he visto hacer por internet, muellllta!

Bueno, me voy a practicar rasgueos que esto no acaba nunca!!


This entry was posted on 7:48:00 p. m. and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.