No se por qué siempre he estado totalmente en contra del geneticismo y totalmente a favor del ambientalismo. No me mola nada estar determinada genéticamente, porque es algo que te quita la libertad y me niego.

Cuando Watson decía:
“Dadme una docena de niños sanos, bien formados, para que los eduque, y yo me comprometo a elegir uno de ellos al azar y adiestrarlo para que se convierta en un especialista de cualquier tipo que yo pueda escoger -médico, abogado, artista, hombre de negocios e incluso mendigo o ladrón- prescindiendo de su talento, inclinaciones, tendencias, aptitudes, vocaciones y raza de sus antepasados”
la ídea me parecía cuanto menos excitante. Pensar que todo se puede conseguir con los estímulos que puedas proporcionar a un ser humano me ponía to burra...

Por eso cuando las madres que me rodean me dicen que los niños y las niñas son distintos en su comportamiento nada mas nacer, se me revuelven las tripas. Me dicen que las niñas son miedosas, les gusta el rosa y las princesas Disney y que a los niños les encanta moverse y hacer el bruto subiéndose al sofá y que esto es genético me guste o no. Me han llegado a decir que si le das un coche a un niño bebé, automaticamente lo pone en la mesa y lo echa a rodar haciendo rum-rum... y yo les digo que eso es sexista y que se lo den a un niño himba a ver qué hace con él, si no te lo arroja al jerote.

No me canso de explicar el experimento que nos contaron en psicología evolutiva en el que soltaban a una bebita con cinco mujeres y estas interactuaban con ella dándole muñecas y acariciándole las sonrosadas mejillas. Decían que era super dulce y su llanto música celestial mientras la arropaban para que no se enfriara y le decían que era bellísima y que pronto podría irse con ellas de compras al prenatal ya que se acercaba la época de rebajas.. luego a las mismas mujeres le soltaron a un bebote y a éste le lanzaban por el aire, le pellízcaban las nalgas, le daban trenes para jugar... y decían que su llanto era ronco, que una vez conseguido el juguete ya no las escuchaba porque solo estaba a lo suyo, con sus trenes.... evidentemente la gracia estaba en el que ambos bebés eran el mismo y esas mujeres, representando la sociedad, estaban marcando las diferencias entre ambos...

Es que esto empieza aquí y luego los "expertos" pasan a decir que el cerebro de la mujer es mas pequeño que el de los hombres, que nosotras no tenemos visión espacial, que no tenemos puntería, que somos más dadas a expresar nuestras emociones... y yo me niego a creerlo, pero claro, un día vas al super del barrio y te encuentras a dos amigas con sus hijos en la cola, y uno de los niños empieza a tocar las teclas de la caja registradora de al lado que está inoperativa... la amiga de su madre le dice: "Alvaro, no toques la caja que luego se les descuadran las cuentas" dándoselas de ética, y el niño le dice: "mentira, esto funciona con una llave, yo no voy a descuadrar nada", la señora se lo cuenta a voz en grito a su amiga, la madre del niño, que orgullosa, empieza a gritar a todos los del super: "Qué celebro!! qué celebro!" y yo desde la fila de los consumidores que queremos reactivar la economía del país pienso: "celebra que ha salido al padre..."


Enlaces a esta entrada