Vengo de los paises bajos y para variar, vengo escandalizada, y es que soy de impresión fácil.

Lo primero es que la primera vez en la vida, que no la última evidentemente, que ganamos el mundial coincide con la primera vez en mi vida que me da por viajar a ver a los grandes perdedores del mismo, jejeje. Y he de decir que según juegan al futbol, así son.
Nada mas llegar pudimos apreciar que hablan muy raro (ojo a mi prodigiosa percepción extrasensorial). Un idioma que ni siquiera sabíamos que existía, jeje... con palabras imposibles e impronunciables que no me quiero imaginar una partida al scrabbed con ellos. Lo siguiente que puedes observar de los países retaco es que es todo aburridamente llano, recto, cuadriculado, limpio y medioambiental... craso error.

Lo que mas nos ha escamado es que cobren tasas por ser turista, que te cobren parkings de hasta 5 pavos la hora hasta las 12 de la noche por usar el coche (parece un pecado) o que te cobren 50 centimos por echar una meadilla en algún toiletten de un vulgar centro comercial... por un lado puedes pensar, "joer que ecológicos son que no gastan agua sin cobrarla, o que conservan su medio ambiente a base de fomentar la bici y evitar los malos humos..." pero no. La triste realidad es que todo esto es una tapadera. Una imagen que oculta una salvaje realidad, y es que son unos ururpadores, unos falsos y unos tramposos.

Su monumento mas distintivo es un molino.
Pues bien, ese mismo es el símbolo de los billones de euros que esta gente se lleva gastando desde tiempos immemoriables para alterar su tan preciada naturaleza. Al principio se dedicaban a bordear los lagos y con los molinos desecarlos y así obtener mas espacio con tierra, ahora a atrapar el agua del mar que pasa por sus tristes islejas a través de diques, y sacarla de ahí al mar para seguir extendiendo su país y no contentos con eso, a su vez van cogiendo la tierra del mar para traerla a sus costas... todo para engrandecer a su país... si son capaces de esto que no serán capaces de hacer para ganar un mundial... pues sepan ustedes que como dice el apa, nosotros tendremos una piel de toro, pero es nuestra, no se la hemos robado a nadie.

Luego pasa lo que les pasa, que les llega una chupa del quince y se inunda tdo lo que estaba artificalmente desecado, las aldeitas se inundan y la gente las palma... y es que no se puede jugar a ser dios y modificar los paises a su antojo. Así es que tienen todos los pueblitos con sus canales atravesándolos de forma perfectamente radial, y en los campos de tulipanes igual, es todo producto de la mano del hombre que lleva zuecos de madera.

Con todo y con eso he de decir que me ha molado el viaje (no os vayais a creer, que lo mio es poner pegas y llevar la contraria) y que aunque me parezca artificial su rollo, éste tiene su encanto, es como estar en un cuento en el que nada malo te puede ocurrir, y Gante hay que verla, y como este, mil pueblecitos mas que tienen de postal todos ellos petados de bicis, que si no tienes cuidado se te puede caer al canal de turno y ya la hemos liado...


Enlaces a esta entrada
Cuando me preguntan si me gusta el futbol digo que no, porque no tengo costumbre de verlo y nunca me he sentido identificada con ningún equipo.
De pequeña era del Real Madrid porque mi padre era del Barcerlona y claro, era el morbillo que había... mi hermana madridista de siempre botaba en el sofá y mi padre decía palabrotas constantemente, era genial. Pero mi afición era voluble y cuando de fin de curso nos fuimos a Doñana me hice del Betis... y superfan de Gordillo y sus medias bajadas. Odiaba al Sevilla y cantaba canciones que incluso hoy en día me hacen saltar las lágrimas... pero ni con esas me enganché a este deporte que tantas pasiones mueve.

Pero he de reconocer que cada cuatro años algo se me remueve en el alma cuando llega el mundial, no lo puedo evitar. Si realmente no me siento del real madrid ni del betis, sí me emociono con el color rojo. Da igual que lo lleve Martín Vázquez, el zarreta (como dice mi madre), el Kiko, Raul, Puyol (te amo puyol) o Villa... se me ponen los pelos como escarpias cuando veo a la selección jugar.

Se me saltaban las lágrimas en 1994 cuando de un codazo le rompieron la nariz a Luis Enrique. Desde entonces odio a los italianos. En 2002 madrugué un sábado (cosa que no he hecho nunca a excepción de cuando estaba La bola de cristal) para ver el partido con Corea... menuda mierda. Cuando acabó me volví a meter en la piltra más mosqueada que la niña del exorcista en jueves santo. Pero reconozco que aun eliminada España me encantaba ver jugar a Alemania, a Brasil, a Francia... y desear a muerte que perdiera el que nos había eliminado.

Y ahora nos toca jugar con Paraguay y Brasil está fuera... veo un rayo de luz al final del tunel. Aunque después de verles jugar con chile y honduras pensé que nunca llegaríamos a nada puesto que nuestro juego era aburrido e impreciso, el otro día con Portugal disfruté con la rapidez del juego. A parte de correr como bestias me flipan algunos pases y algunas monerias circenses que se hacen y que para mi realmente son el espectáculo de este juego. Nunca había visto jugar al Cristiano Ronaldo y me pareció un pelele. Nunca había prestado atención a Llorente, que cuando entró se llevó ostias por todos los lados y me pareció un cachondo... me mola el mundial y que cabrones somos los españoles que un día decimos que la selección es la mejor y al día siguiente renegamos de ella!


Enlaces a esta entrada