El otro día en mi casa entró un mosquito tigre, uno de esos que como te pille en sueño REM no te deja vivo. El muy listo se metió en la habitación de un niño de tres años y le dejó lleno de habones.
Como madre histérica que soy me fui por todas las farmacias del barrio buscando algo que impidiera que esta historia se volviera a repetir, a la caza y captura de una pulserita, del estilo de la de Noe, para que llevaran puestos mis vástagos como vulgar collar antipulgas pero mas estiloso.

No os podéis imaginar la cantidad de variantes que hay en este formato, con pastillas y sin ellas, que se meten en la piscina, que duran dos días, quince o un mes, las que se pueden chupar, las que no, para adultos, para niños... Pero yo quería una en concreto, la que tiene un amplio surtido de colores: una amarilla para mi niño, una rosa para mi niña.


En muchas farmacias me querían encasquetar las que ellos vendían y punto. Llegué a una en la que había dos chicas jóvenes y ahí vi la luz. Iban las dos con sus batas blancas y sus coletas morenas de pelo liso recién champuneado. Estaban detrás del mostrador de pié sonrientes, pegadas como siamesas mirándome expectantes a lo "El resplandor".
Las miré ilusionada: 
-Quiero una pulsera antimosquitos-. Ellas muy contentas, una reacciona rápidamente y se va a sacarme varios modelos... 
-No, quiero una con la cara del acid-. La una mira a la otra, la otra me mira a mi y vuelve a mirar a su compañera. Durante unos segundos se comunican telepáticamente, una se pira dejándola el marrón a la otra y la primera se me queda mirando esperando mas explicaciones.
-Una pulsera con una carita sonriente...
-Ah! sí! -respira de nuevo y vuelve la compañera a su lado- esas las tuvimos pero ahora están agotadas, ¿te las pedimos?.
-No, que las necesito para hoy... un acid es un símbolo de los ochenta- me vi obligada a explicar.
-Ah... -responde suspirando y justificando su falta de oxígeno en el cerebro en los últimos segundos- es que yo en los ochenta no....

No... no... ¿no qué? no habías nacido? mentira cabrona, no puedes ser tan joven y haber terminado la carrera de farmacia y estar currando actualmente según está el mundo laboral, ¿no conoces el símbolo del acid que lo metían en pegatinas en los tigretones que te has tenido que meter doblados en tu infancia? ¿acaso no has bailado house en tu adolescencia o te has puesto ciega a éxtasis confeccionados en los laboratorios de tu facultad?. Pues no me lo creo... luego me dirás que no conoces a Mecano y que no conociste la televisión en blanco y negro... ignorantes!!



Enlaces a esta entrada

No hay nada como estar aburrido en casa y que de repente alguien te llame: "¡osti tú, que hoy hacen el día sin IVA el Media Mark!".
Se acabó la tranquilidad: coge la mochila con la cantimplora, la banqueta plegable, calzado cómodo, bocata para la merienda, la tarjeta de crédito y toda la paciencia que te quede después de estar criando a un lactante y vigilando cada segundo a su hermano de tres años para que no le pise la fontanela al bebé cuando está tumbado tranquilamente en el sofá.

Eso me pasó el lunes cuando nos dedicamos a hacer la procesión del Rocío por todos los Media Markt de Madrid. Cargados con los dos enanos y medio kilo de gominolas del Belros para controlarlos, al menos al mayor (que madre mía lo cara que es la tiendecita).

Primero buscábamos una cámara de fotos buena, luego una Evil de unos 400 pavos, luego era una Nikon de casi 500 con un objetivo para cerca y para lejos, después una Pentax de muchas prestaciones pero un rojo horrible que echa para atrás al mas puesto, y finalmente la Nikon 5100 de 512 pavos (todo esto descontando ya el Iva, claro) con dos estupendos objetivos, funda, tarjeta, tripode, libro, instrucciones, una funda para la lluvia, un parasol para cuando sean las tres de la tarde y le de directamente el lorenzo, una muñequera para no tener luxaciones al girar y desgirar el objetivo, un collarín por si la vas a llevar colgada al cuello, una faja, un libro de fotos horrible, etc. ...
Todas estas decisiones fueron cambiando según nuestros asesores nos iban aconsejando vía guasap y contrastábamos con los encargados de la sección de fotografía que aprovechaban para contarte sus vidas y sus preferencias fotunas.
Como podéis ver cumplo el estereotipo de una gran mujer y no os puedo hablar de focos, diafragmas ni nada técnico, solo de colores y precios.

Cuando por fin nos decidimos por la Nikon 5100 no estaba en la tienda del Isla Azul, así que nos fuimos al Parque Sur, para ver ya bastante alarmados cómo se llevaban la última.  Finalmente con los niños y el peligro dormidos en el asiento de atrás nos aventuramos a Alkorkón. Raudos y felices conseguimos la penúltima!! muy bien, ya la tenemos... por los pelos, detrás nuestra ya se llevaban la última, como si fueran pipas!.

Yo me quedé en el coche vigilando a las vástagos... durante una hora. La que tardaron en cobrar a mi señor esposo unas cajeras desmotivadas con sus trabajos y su empresa que optaron por relantizarlo todo y cagarse así en el día sin Iva.

Desde el garaje pude observar toooooodo este tiempo como la gente salía con sus planchas de cocina, cámaras de fotos, lavadoras, secadores de pelo y sobretodo televisiones en ristre. Una pareja iba a manos llenas, él con una tele gigante, ella con una pequeña para el baño para cuando se hace las ingles... todo el mundo pillaba algo dejando la tienda tiritando.

Con la tontería echamos toda la tarde y medio depósito de gasolina, pero mereció la pena ahorrarse 130 pavos y tener al fin la cámara que esperamos nos acompañe en vacaciones, bautizos y comuniones muuuuchos años.

Y yo me pregunto, si a los Media Markt del mundo les compensa hacer un día sin IVA, dícese con el 21% de descuento... cuanta pasta sacarán de beneficio el resto de los días?? y ¿por qué no hacen esto todos los establecimientos todos los días? ein?


Enlaces a esta entrada