Ayer era el día.

Después de años sin ir a un concierto decente aparecí en Las Ventas celebrando los 30 tacos de carrera musical del oso amoroso de Carabanchel. "Vergüenza Torera" es el último disco de Rosendo, y ahí estábamos todos, en el ruedo y hasta la bandera!!

He de reconocer que pensaba estar rodeada de cincuentones calvos con coleta, camiseta negra corroída, ducados en ristre, cerveza en la mano y oloraco a sudor... y sin embargo lo que me encontré (aparte de alguno de estos especímenes) fue mucha pareja de cuarenta y algo, muchas tias, y soprendentemente muchas familias con los chavales de unos 15 años emocionados por ver a Rosendo junto con sus padres y tios... la verdad es que era muy bonito ver a dos generaciones unidas musicalmente. En mi caso lo veo bastante complicado...  

Y de generaciones parece que iba la noche porque el telonero era ni mas ni menos que Rodrigo Mercado: el primogénito. Un chaval alto, guapo, con seguridad en sí mismo... un tio que me hizo preguntarme: ¡¡donde coño hay una foto de la madre, porque la genética ha sido muy benévola con este chaval!. Eso sí, la belleza no lo es todo... fue oirle y Las Ventas en pleno ansió que saliera el padre de una vez. 
Tendrá el apellido que tiene, pero el público de ayer no es el público de un chaval que canta reggae y rap, no se pueden juntar churras con merinas ni manzanas verde doncella con peras conferencia. Se le escuchó y se le aplaudió, pero estábamos todos como locos que saliera el tochas de Carabanchel.

Y por fin entró el padre del rock español, peinando canas ya, se me antojó una abuelilla pasando un buen rato. Parecía mayor hasta que salieron sus colegas... Miguel Rios que ya no se acuerda de las letras ni parece que sepa donde está y el Drogas con sus dientes nuevos y sus gafas de Lenon que parecía salido de un cuento de Tim Burton con bastón incluido corriendo de un lado para otro como si no hubiera mañana... es evidente que a esta gente las drogas les han dejado secuelas y que Rosendo no pasó de los porros, porque en comparación era un hombre con presencial, hecho y derecho, que sabe estar en un escenario y que es un profesional. 
El cantante de Marea; Kutxi me recordaba al Sevilla, pero la verdad es que llenó el escenario en todos los sentidos, Luz Casal estuvo grande, pero con unos pelos azules muy extraños que no se si eran peluca o qué pero que podía haberse peinado antes, Fito con su camiseta a rayas y el hijo cantando con el padre: A remar

Veo en tu mirada una tempestad
Siento que no hay límite, ni fin, ni condición
Declarado en rebeldía con autoridad
Rostros empapados en determinación

En un momento cantando juntos el hijo abraza el padre y el padre casi se tropieza de la emoción.
Homenaje a los componentes de Leño que ya no están con una instrumental
Y todos blanditos lloramos como lloró el cielo ayer sobre Las Ventas, con melancolía pero contentos.

Algo que no me moló nada fue el uso de los móviles de la peña. En pleno concierto todos estaban escribiendo en Facebook, en Twiter, con el guasap, haciendo fotos, vídeos... y mandándolos a la peña. Había gente que incluso llamaba a sus amigos, intentaba oirles y luego les ponía a que escucharan la música... ¡pero gilipollas, qué pretendes oir!! ¡¡ si todos saben que estás en el concierto, porque quieres dejarles sordos!!

No se daban cuenta de que se estaban perdiendo el concierto y que justamente este, lo van a editar en video... pero bueno, de muestra un botón


Dedicado a Beatriz Ranz... un beso tan grande como el tiempo y el espacio que nos separan.


This entry was posted on 2:07:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Y con mono de más, esperando al siguiente....

  1. ... on domingo, octubre 26, 2014 11:53:00 a. m.  
  2. Coda dijo...

    Pero del padre EH? Jaja. Yo estoy volviendo a mi primera juventud. Me encanta!

  3. ... on miércoles, noviembre 05, 2014 11:29:00 p. m.