Últimamente no hago mas que reflexionar, pensar en el pasado y ver como ha cambiado mi vida... esto es un signo inequívoco de que me hago vieja, no mayor, ¡sino viejuna!.

Estoy mirando cuando fue la primera vez que escribí en el blog... Madre calamara!! en junio del 2005!!, dícese hace casi diez años!! Creo recordar que por aquél entonces participaba en un foro de internet de temática variada (jajaja), y opinaba de todo. Sobretodo hablaba de televisión, de cine, de libros, de las cosas que hacía, de la música que escuchaba... también era soltera, mi trabajo era estudiar oposiciones y tenía todo el tiempo del mundo por delante para hacer lo que me diera la gana, la aficción del óleo y un blog... ahora estoy casada, con dos hijos, un trabajillo, la aficción de las acuarelas y un blog, el cual escribo mientras me abanico... esto no es normal.

Y hoy me pregunto, ¿ha cambiado la temática de mi blog? ¿tengo quizás otros intereses, otras inquietudes?. No se, pero lo cierto es que el otro día quedamos unos cuantos amigos en el Madrid Rio a que los niños se bañaran en los chorros a la luz del atardecer... dios mio que pestuzo a alcantarilla muerta!, y a que se tiraran por los toboganes de la muerte como excusa para que nosotros nos fuéramos luego al césped a ponernos todo cebollones a base de pizzas y comida experimental de nuestros amigos los del huerto ecológico (jeje). 

Íbamos cargados de bebés para que la peña que va por ahí haciendo turismo se nos acercara a babearnos y poner a sus hijos posando al lado de nuestros carros y así hacerse la foto con los autóctonos de Madrid... 

Cuando por fin nos sentamos empezamos a charlar sobre nuestras cosas, sobre nuestras vicisitudes particulares, como la de George que no quiere pedir la cacá y prefiere hacérsela encima. Como Roberto ya pasó por eso les recomendamos a sus padres que como castigo positivo a su irreverencia le hicieran recoger la mierda a él sin papel ni nada... y parece ser que ni con esas. El padre de George comentó que lo que más traumatizó a su hijo fue cuando al intentar quitar el truñaco del gallumbo tirando de la cadena y dejando que la velocidad del agua arrastrara el moñigo se fueran por el water el calzoncillo y el zorongo juntos en su simbiosis. El pobre niño debió pensar que este era un castigo y que a lo mejor el siguiente que se iba por el desagüe era él... y a esta altura de la amena charla pensé en nuestro grupo de amigos, en los que están solteros y ahora mismo están viajando por Vietnam, Irlanda y Nueva York... ¿acaso son muy distintos de nosotros los que estábamos en aquella conversación de educación infantil y que este año veraneamos en Salamanca, Ciudad Real y Guadalajara? Yo creo que no, porque aunque pase el tiempo y las inquietudes de cada uno cambien, siempre seremos unos escatológicos con mucho sentido del humor...


This entry was posted on 1:08:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Jajaja. Todos cambiamos, eso no es malo mientras la esencia pernanezca, y en tu caso tienes una maravillosa esencia a prueba de niños, rutina y cansancio.
    Un besazo grande.
    Babe.

  1. ... on sábado, agosto 09, 2014 2:03:00 p. m.  
  2. Coda dijo...

    Muchas gracias guapa, eso quiero creer, jajaja, que nada nos hará cambiar y que mente superior controla mente inferior, me encanta!

  3. ... on miércoles, agosto 13, 2014 1:31:00 p. m.