El otro día en mi casa entró un mosquito tigre, uno de esos que como te pille en sueño REM no te deja vivo. El muy listo se metió en la habitación de un niño de tres años y le dejó lleno de habones.
Como madre histérica que soy me fui por todas las farmacias del barrio buscando algo que impidiera que esta historia se volviera a repetir, a la caza y captura de una pulserita, del estilo de la de Noe, para que llevaran puestos mis vástagos como vulgar collar antipulgas pero mas estiloso.

No os podéis imaginar la cantidad de variantes que hay en este formato, con pastillas y sin ellas, que se meten en la piscina, que duran dos días, quince o un mes, las que se pueden chupar, las que no, para adultos, para niños... Pero yo quería una en concreto, la que tiene un amplio surtido de colores: una amarilla para mi niño, una rosa para mi niña.


En muchas farmacias me querían encasquetar las que ellos vendían y punto. Llegué a una en la que había dos chicas jóvenes y ahí vi la luz. Iban las dos con sus batas blancas y sus coletas morenas de pelo liso recién champuneado. Estaban detrás del mostrador de pié sonrientes, pegadas como siamesas mirándome expectantes a lo "El resplandor".
Las miré ilusionada: 
-Quiero una pulsera antimosquitos-. Ellas muy contentas, una reacciona rápidamente y se va a sacarme varios modelos... 
-No, quiero una con la cara del acid-. La una mira a la otra, la otra me mira a mi y vuelve a mirar a su compañera. Durante unos segundos se comunican telepáticamente, una se pira dejándola el marrón a la otra y la primera se me queda mirando esperando mas explicaciones.
-Una pulsera con una carita sonriente...
-Ah! sí! -respira de nuevo y vuelve la compañera a su lado- esas las tuvimos pero ahora están agotadas, ¿te las pedimos?.
-No, que las necesito para hoy... un acid es un símbolo de los ochenta- me vi obligada a explicar.
-Ah... -responde suspirando y justificando su falta de oxígeno en el cerebro en los últimos segundos- es que yo en los ochenta no....

No... no... ¿no qué? no habías nacido? mentira cabrona, no puedes ser tan joven y haber terminado la carrera de farmacia y estar currando actualmente según está el mundo laboral, ¿no conoces el símbolo del acid que lo metían en pegatinas en los tigretones que te has tenido que meter doblados en tu infancia? ¿acaso no has bailado house en tu adolescencia o te has puesto ciega a éxtasis confeccionados en los laboratorios de tu facultad?. Pues no me lo creo... luego me dirás que no conoces a Mecano y que no conociste la televisión en blanco y negro... ignorantes!!



This entry was posted on 1:08:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

    Babe dijo...

    jajajajaja, ¿cómo no iban a conocer el acid? si sale hasta en películas, lo que les molesta a esas jovenzuelas es que hayan habido buenas cosechas, entre las que evidentemente nos encontramos, ya querré yo verlas cuando tengan nuestra edad.
    Una ya no puede ni ir a la farmacia sin salir indignada.
    Besitos

  1. ... on domingo, julio 13, 2014 12:54:00 a. m.  
  2. Coda dijo...

    verdad? yo creo que se querían reir de mi haciéndome sentir mas viejuna de lo que soy... vamos hombre, pero si el acid house es universal.. esto ya es incultura, que coño.

  3. ... on sábado, agosto 09, 2014 12:35:00 p. m.