Mi pueblo no es un pueblo con encanto. Dícese, (según mi hermana), de pueblos como Atienza que tienen tres cajeros y una farmacia... mi pueblo es mejor.

Fuente del Prao
Mi pueblo no tiene tiendas, ni bar todo el año, ni piscina, ni agua potable que no sea la de la docena de fuentes que tenemos, ni unas fiestas a las que vengan gente de mas allá del pueblo de al lado y a veces ni eso... Pero es un pueblito bueno, de esos en los que todos se conocen, y aunque haya muchas filias y fobias, todos se unen en los momentos de crisis. 

El año pasado una niña se perdió por la noche en la noche de San Lorenzo. Los padres que no son del pueblo pero se hicieron una casa allí (misterios de la vida) se cagaron encima cuando les dijeron que la última vez que la habían visto había sido en Los pozos... madre mía... pero es que a la hora de poner nombres no nos falta imaginación y los pozos es una charca pasado el cementerio que se seca en verano. Las cascadas de Peñacacha, por ejemplo, son un salto de agua que ni siquiera es salto, es una piedra que no deja pasar el agua... jeje, somos unos cachondos.

Total, que todo el pueblo se juntó en la búsqueda: se hicieron grupos de rastreo, salieron varios coches por la carretera, unos cuantos se dedicaron a indagar los pasos de la enana con block de notas y grabadora en mano, y por supuesto al final la encontraron con un matrimonio del pueblo y habían estado con ella viendo la lluvia de estrellas y la trajeron en coche... la niña acojonada no volvió a salir a la calle en dos meses.

Pues aparte de esto, de la gente, mi pueblo tiene cosas por descubrir. 
Este año, por ejemplo, fuimos a Somolinos, al nacimiento del rio BornoVa: el río de Villares, el rio de mi segunda infancia o primera juventud cuando con mi mejor amiga y mi primo íbamos a pasar el día entero allí porque mi padre pintaba en Villares y nos dejaba a la que iba (las 9 de la mañana) y nos recogía a la que volvía siempre escuchando a Alex y Christina en el Renault 4...

Pues al lado del nacimiento, que no deja de ser una piedra echando agua muy fría, hay una laguna que a primera vista no parece nada del otro mundo... nada hasta que ves el agua cristalina, el cáñamo al lado, y el azul turquesa de sus aguas... joder, si es igual que las de Ruidera!! Pues sí, a miles de metros de Ruidera, paraíso natural, hay una laguna perdida que se alimenta del Bornova y de aguas subterráneas, limitada por una toba de carbonato cálcico... a la cual tenemos que volver con las cangregeras a ver que tal baño tiene, ahora que las de Ruidera las están chapando


Y es que la zona de Somolinos, Albendiego, y toda la vuelta al Alto Rey es un paraíso por descubrir!


This entry was posted on 12:35:00 a. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Una toba de carbonato cálcico? Jajaja pues a ver cuando vamos no?

  1. ... on martes, agosto 19, 2014 11:52:00 a. m.  
  2. sincriter´s critic dijo...

    ¿Atienza?
    No me suena.
    Sin embargo, el nombre de tu pueblo no se me olvidará.

  3. ... on martes, agosto 19, 2014 1:04:00 p. m.  
  4. Coda dijo...

    las tobas son para verlas... jeje. no se quien eres, pero vamos!

    Sincriter... qué tienes tú en mi pueblo? mira que te veo montandote una casilla...

  5. ... on jueves, agosto 21, 2014 12:29:00 a. m.