Qué bonito es el deporte que después de realizarlo lo recuerdas nostálgicamente.

Aún hoy martes recuerdo con detalle la mañana de este sábado 10 de marzo: el calorcito de la primavera que ya está aquí, el cielo azul del cielo infinito, el frescor verde del tierno césped (bueno, mas bien el áspero suelo pajoso producto de la sequía), la sensación de libertad, la ligera brisa de la mañana (esto a las 13:00 P.M. que antes no hay quien nos levante), la camadería de los amigos que te animan con una segunda época de un deporte que antaño practicaste, el dulce trino de las cotorras taladrillándote el cerebro, el rober andando de rodillas para no agujerearse las delicadas y suaves manos con los pinchacos de lo que otrora fuera pradera, los cristales del botellón que le rodeaban, su cara cuando me vio tumbada en el suelo sin poder moverme… me acuerdo de esa mañana a cada momento, sobretodo cada vez que mis posaderas toman asiento y rememoro el ostiako que me metí con los patines.

Cuando yo era joven los patines tenían cuatro ruedas, un par paralelo al otro, pegadas a una chapa, sin mas, que iban con unas correas de cuero atadas a tus playeras y un freno delante. Aprendías con un pie primero, y luego con otro. Así cogí el vicio de darme impulso con una pierna más que con la otra.
Ahora, igual que la letra “elle” ya no existe y se le llama “doble ele”, han decidido que mejor las ruedas las ponen todas seguidas y las pegan a un calzado de bota eliminando la libertad de acción del tobillo. Error.

Antaño yo bajaba a la calle, me ponía los patines y me dedicaba a dar vueltas obsesivamente a la plaza de la mano de la eli, sola o agarrada al guardabarros de algún coche que por ahí pasaba. Era una situación genial. O al menos eso recordaba yo ahora, por eso me dio por regalarle a mi Sr. esposo unos patines de bota del siglo XXI. Él no los quería, nunca se los pidió, de hecho cuando los vio pensaba que era una broma pero como yo quería salir a patinar de su mano se los regalé, pidiéndole luego que me regalara él a mi unos a juego con los suyos. Manipulación: no. Yo prefiero decir que me preocupo por el ocio y salud de mi familia.

Total, que desde reyes teníamos los patines y todos los accesorios necesarios en casa pillando polvo, y gracias a la insistencia de Lourch, el sábado por fin nos lanzamos. Esa es la palabra. Después de más de 20 años sin montar en patines nos fuimos a una pista bastante solitaria, solo ocupada por niñas con rosados patines y todo lujo de complementos de Hello Kitty mirándonos extrañadas como andábamos tipo robocop de la mano de otro anciano como nosotros.

No fue tan complicado entrar en situación y empezar a deslizarte como un profesional, es mas, fue demasiado fácil pillarle el gusto a la velocidad y sentirse como el pive ese que baja todas las tardes el parque a toda ostia provocando huracanes a su paso. Pero ya se sabe que la velocidad sin control, no sirve de nada.

Al poco de ir sola y con el subidón del momento me desconcentré y me derrumbé como un saco de 60 kilos en caída libre sin haber contado con la protección nalguera. Ya no recordaba esta otra sensación asociada a patinar: el encontrarte en el suelo con parte de tu cuerpo palpitando de dolor mientras te cagas en el deporte. Es la recompensa al duro trabajo: un momento de placer, cuatro días de culo magullado e incapacitación motórica. De todas formas estoy deseando volver al lugar de crimen para experimentar con los frenos esos chungos que ahora están detrás del patín derecho, porque eso de frenar con la inercia y un murete me estaba empezando a descoyuntar los huesos. Necesito practicar con las curvas y empezar a dominar a este deporte o deportillo, que tanto promete… y el invierno que viene nos vamos a esquiar… ¿y donde meto los esquís que le voy a regalar al Fer para su cumple?


This entry was posted on 6:38:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    ¿En serio? ¿Lo dices de verdad? No me lo creo. Estás metiendo una trola para hacer más dramática la narración. ¡¡¿¿Qué la elle ya no existe??!! Me acabas de dejar en shock.

  1. ... on martes, marzo 13, 2012 8:49:00 p. m.  
  2. Anónimo dijo...

    Por cierto, soy Noe. La del shock.
    :)

  3. ... on martes, marzo 13, 2012 9:03:00 p. m.