Si algo aprendí de mi viaje a Escocia es que nunca te has de fiar de alguien que te recomienda un hotel porque es... "curioso". Bueno, y que tampoco te puedes fiar de las fotos y la página web de nadie, porque una imagen vale mas que mil palabras y puede engañarte en menos de un segundo.

La moto nos la vendieron al describirnos el hotel "Dorvers Inn" como un lugar con encanto, una posada de mas de trescientos años ambientada en un paraje auténtico escocés, con su lagito, sus bosques y su rollo así de miedete para gente que busca algo distinto y por qué no decirlo, terrorífico... como cuando vas a una cena y te atienden disfrazados de monstruos y te ries pero te da cosilla... Caímos como moscas. Nos metimos en su página y vimos lo que queríamos ver, un hotel la mar de elegante y original con el carisma de una peli de misterio: http://www.thedroversinn.co.uk. Incluso tenían una cámara con una supuesta conexión en directo en la que podías ver a la gente que en ese momento estaba deambulando por las escaleras del lugar... no inventes. Tan buena pinta tenía que lo dejamos para el final...

Después de pasarnos una semana recorriendo las Highlands, recorriendo kilómetros y kilómetros sin ver un ser humano sino millones de ovejas y viendo vacas peludas con un frio que pela estábamos deseando llegar al hotel final, el broche de oro a un viaje muy especial.
Con el GPS dirigiéndonos nos pasamos del destino... no podía ser, ¡pero si por esa zona no había ni dios, ni una casa ni un pueblo, nada de nada!... oh sí, sí que lo había... una posada enorme en medio de una carretera hacia ningún lugar. Una venta de las de antes con mas de tres siglos que eran también trescientos años sin limpiarla.

Lo primero que ves es la recepción, la sala de las torturas de un taxidermista hecha realidad. Te atiende una chavala de no mas de 20 años. Aquí solo trabaja gente joven, pelirroja, pecosa y rechonchita, que viste de negro y cree estar en el local más cool de toda Inglaterra, rodeados de cuerpos sin vida de lo que hace trescientos años fueron animales felices que recorrian juguetones los bosques de la zona.

Acojonados miramos todo con aprensión. El osito tan rico que sale en todas las fotos del hotel está lleno de mierda, le faltan dedos de la mano, tiene un ojo fuera y se ve como le han cosido la zona de la tripa... nosotros íbamos pensando en pasar miedo y empezamos a sentirlo de verdad. Subimos a nuestra habitación por unas escaleras estrechujas y enmoquetadas, que huelen a Palacio de congresos de viejas que son, con nuestras pesadas maletas hasta la tercera planta. La que no tiene calefacción. A la habitación que no tiene baño, sino un lavabo de plástico con un espejo cutrísimo robado de algún baño de tren. Esto nos pasa por no saber inglés y no haber entendido las palabras "shared bathroom", nos salimos al pasillo y vemos donde se supone que tenemos que asearnos... una bañera sin ducha llena de mierdaka, un retrete que huele a zurraspa y un espejo de plástico. Tierra, trágame.

Bajamos a comer y para variar la cocina está cerrada, ¡¡por dios, son más de las 19 horas, es impensable comer nada a estas horas!!. Vemos a la gente cenando kilos de carne que más bien parecen plastas de vaca highlands a dos carrillos emocinados de la vida. Nunca pensé que ser española era ser pija y remilgada... En este mismo día empezaba gran hermano en España y nosotros no teníamos ni tele en la habitación, la máxima psicodelia la tiene la tetera eléctrica que no falta en ninguna casa escocesa. Hace frio sin calefacción así que si no les puedes, únete a ellos, venga ese té con galletas de mantequilla...

Al día siguiente bajamos a desayunar y las ganas de vomitar atacan al Apa. Es entrañable ver un desayuno completo compuesto por huevo frito, con bacon, morcilla, judias pintas y un cacho de tostada encima de las fabes... todos a nuestro alrededor devoran con pasión y sin embargo nosotros no podemos dejar de mirar ese maniquí sin ojos que tiene un uniforme escocés sin botones y sin lavar desde hace 234 años... corriendo salimos de allí, tenemos todo el día para disfrutar y para olvidar.

Pena que por la noche, cuando nos decidimos a ir a Glasgow, todos los mensajes del camino nos advierten de que la única carretera que lleva a nuestro "hotel" se cerrará de 22:00 a 8:oo horas por obras, y nosotros estamos empezando a oler como nuestro coche alquilado atufa a quemado y no vamos a llegar, perdidos por una carretera la mar de estrechuja y un lago kilométrico que no hace otra cosa que emanar vaho del chungo... ¿por qué esta pesadilla en un viaje que estaba siendo tan bonito??.

Cuando al final salvamos la vida y llegamos a nuestro triste destino, como buitres nos ponemos a mirar el libro ese que está en todos los sitios turísticos del país con las apreciaciones de los clientes. Millones de personas alabando el buen gusto del sitio, lo bien que se comía, la música que tenían... y entre todos una persona diciendo que joder que qué de mierda tenía el lugar. Una entre un millón, ¿por qué siempre somos minoría? ¿por qué nunca acertamos con el ganador de GH? ¿por qué siempre llevamos la contraria con lo fáil y cómodo que es sumarse a la mayoría?

Cuando volvimos a Madrid y pedimos explicaciones nos dijeron que había otras habitaciones que estaban genial, que tenían hasta jacuzzi, que la gente amaba ese sitio... ¿serían realidades paralelas? Seremos nosotros muy pijos? habrá dos Dorvers Inn? no lo sé, pero nunca volveré a ese terrorífico lugar... nunca, y jamás aceptaré la descripción de curioso como de calidad, sino como friki de mierda.


This entry was posted on 1:37:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

7 comentarios:

    Apañao dijo...

    Mira que siempre pienso que eres una exagerá contando las cosas, pero esta vez doy fé de que el lugar acojona un rato...

  1. ... on sábado, noviembre 21, 2009 12:09:00 p. m.  
  2. Coda dijo...

    Di que yo no soy exagerada, me ajusto fielmente a la realidad lo que pasa es que vivo las cosas con mucha intensidad y así lo cuento. En este caso ambos queríamos pasar miedo y nuestro sueño se hizo realidad, aun tengo pesadillas con la carretera cortada, las judias para desayunar y los ronchones de grasaza en el papel pintado de las paredes... y encima costaba una pasta! odio escocia!!

  3. ... on sábado, noviembre 21, 2009 12:28:00 p. m.  
  4. Sieg0 dijo...

    como en casa en ningún lado...además no puedes quejarte de como te atienden, porque te ofrecen un hazlo tu.

    y esas personas todas de negro no serian samis-escoceses!!

  5. ... on sábado, noviembre 21, 2009 6:43:00 p. m.  
  6. Coda dijo...

    si está claro, el problema es ir pensando en calor de hogar, atención individualizada y comida a todas horas, eso es España y su red hotelera, y esto era Escocia y su exceso de bread and breakfast, que se creen que por una cama y una loncha bacon ya eres feliz...

    y que son los samis escocese, que no lo encuentro en el google siego?

  7. ... on domingo, noviembre 22, 2009 11:56:00 a. m.  
  8. Sieg0 dijo...

    quise decir amish, pero trastoque pueblos, unos son lapones y los que yo me refiero son una secta que visten de negro y mas cosas que encontraras como bien sabes en google ;)

    un poto

  9. ... on domingo, noviembre 22, 2009 2:59:00 p. m.  
  10. Mila-Z dijo...

    El susto debe ser parecido al que me he llevado yo al leer entre tus enlaces "granermano" :S

    ¿Pasasteis por Fort William? Amén de prechioso es de lo poco que recuerdo por mi paso infantil por aquellos lares, eso y el cachondeo que se trajeron mis hermanos con mi berrinche porque fuímos a ver a Nessie lloviendo y no quiso salir pa' no mojarse LoL

  11. ... on domingo, noviembre 22, 2009 6:51:00 p. m.  
  12. Coda dijo...

    ok siego, ahora si que google podrá ayudarme, con esta costumbre que tenemos tú y yo de cambiar las palabras cuando nos sale del ojete no se puede...

    Ains Mila, que ya te echaba de menos, como puedes ver el apa ha hecho un pequeño homenaje a aquel foro guarripei donde nos conocimos los frikis de la red.
    Me acuerdo perfectamente de Fort William, de hecho lo mejor de escocia son esas catedrales (todas quemadas eso sí) al lado del mar, son de cuento y quedan de lujo para las fotos. Pero podrías explayarte mas en lo de tus hermanos cachondeandose de ti... me encanta.
    El lago ness es una mierdaka, nosotros lo vimos soleado (lo ùnico que vimos con sol en casi todo el viaje) y lo único que inspiraba era ponerte el bikini y echarte unos baños con el lagarto... a la mierda el mito.

  13. ... on domingo, noviembre 22, 2009 8:33:00 p. m.