Decidimos irnos para las fallas el 18 de marzo a ver que se cocía por ahí, o mas bien, a ver que se quemaba porque no se salvan ni las bragas de la fallera mas casta…

Cuando llegamos nos encontramos un embotellamiento de mucho cuidado en pleno centro. Rodeados de autobuses, fallas y cochazos varios empezamos a ver desfilar a pivas con trajes abombados brillantes y típicas ensaimadas incrustadas en el cuero cabelludo haciendo un enorme cola mientras alegres portan diversos ramos de flores (150 euros la ofrenda floral a la virgen si no eres fallero)… las orquestas ocupan las calles tocando los simpáticos trombones y bombos con sus rítmicas melodías consiguiendo reventarte los sesos mientras empiezas a arrepentirte tu decisión.

Esa misma noche tocaba la nit del foc… o noche del fuego para el que no sepa valenciano, (que yo pensaba que era un dialecto cutre que solo existía para que se pudieran hacer los importantes pero que en realidad lo hablan y lo escriben y todo). Yo, que tenía como referencia los fuegos artificiales de Aluche me quedé un poco con la boca abierta y el cuello dislocado después de media hora de escándalo. Ya no es lo que hacen ese rato, es que toda la ciudad se mimetiza con la temática: los niños antes de aprender a andar saben encender un mechero y tirar petardos a los turistas asustadizas, los padres monopolizan el encendido de las mejores piezas, y los adolescentes se dedican a lanzar unos petardos “borrachos” que les llaman, de bastante velocidad y envergadura, cuya aleatoria trayectoria conseguía que la peña que se cruzaba en su camino se tapara los ojos y llorara: “¡¡me ha dado, me ha dado!!”. La fiesta es más bien una venganza contra el que no es de la tierra, o como dijo el Apa: “esto parece Vietnam”, sobretodo después de saber que uno se dedicó a mirar el funcionamiento de un cohete mientras lo encendía y que le estalló en toda la cara… Irak en sus mejores tiempos.

El ritmo de escándalo, ruido, cachondeo, peña por las calles y demás no para nunca, son 19 días seguidos de locura. Pero para no dejarlo como algo salvaje y nada mas, las calles de Valencia se acompañan de las famosas fallas (900.000 euros la ganadora) que adornan cada cruce, cada plaza y cada rincón de cualquier barrio obrero o de chaletes que haya. Es la parte bonita de la fiesta, la parte tierna, delicada, original, creativa, colorida… así que mejor las quemamos.

La cremá o quemá de las fallas se hace el 19 de marzo por la noche (aquí llegas un poco ciego tras el petardo borracho que te alcanzó, sordo tras la mascletá del mediodía en la plaza del Ayuntamiento y cojo de los pisotones que te han dado después de horas de estar de pié). Nosotros fuimos a una que nos gustó mucho que quedó la cuarta…se suponía que las quemaban todas a las 12 y la del Ayuntamiento a la 1:00 AM. ¡¡Mentira!! No tienen coches de bomberos para todas (y en esto si controlan la prevención de riesgos festivales) así que se queman una tras otra.

En nuestro caso ya estábamos todos en la callejuela esperando cuando nos obligan a separarnos a los lados para como vulgar mar rojo dejar paso a los bomberos que venían con su camión… en esto que los que colocan todo el sistema de petardeo fallero aparecen corriendo con el chocolate y los buñuelos en las manos todo estresados, joder, ¿no han tenido toda la tarde para prepararlo? ¡que ya era la 1:00 y allí no había nada preparado!. Las guiris encantadas pidiendo fotos a los bomberos, estos encantados haciéndose los profesionales y negándose a posar, la 1:30 y el fallero mayor que empieza a hacer chistes de qué sector del público podría sobrevivir a la quema y a cagarse en el jurado que les ha dejado en tan mala posición…

Cuando empezó todo el proceso alucinamos de verdad, y cuado el calor empezó a quemarnos las pestañas no te quiero contar. Nunca había visto una cosa tan grande arder así, teníamos que retroceder ante el monstruo de fuego porque nos quemaba la piel, pero ahí nadie soltaba la cámara de fotos… moriremos quemados, pero con nuestras cámaras nunca se velarán los carretes!!


This entry was posted on 10:51:00 p. m. and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

4 comentarios:

    Apañao dijo...

    El complemento perfecto fue rodearnos de tiburones, calamones y medusas. Un puente inolvidable.

  1. ... on miércoles, marzo 25, 2009 9:21:00 p. m.  
  2. Jordi dijo...

    Me ha parecido bueno tu comentario sobre las Fallas. Pero me ha ofendido mucho lo que has dicho sobre el valenciano. Ya sé que no tengo porqué decirte nada, pero me he quedado un poco mosca. Por favor, no te burles de nuestra lengua, me ha precido una falta de respeto por tu parte. Si ha sido una broma, perdóname. Pero yo hablo todos los días esa lengua que tu desprecias; si os burláis de lo poco que nos queda por preservar, es como conseguís que la gente tenga reparos en usar otra lengua.
    PD: Todo lo demás que has dicho de Fallas, tienes toda la razón. Al menos tu no tienes la mala suerte de tener que aguantarlo todos los años...

  3. ... on jueves, marzo 26, 2009 11:12:00 p. m.  
  4. Coda dijo...

    No te ofendas hombre que no iba con mala intención era un comentario más llevado al límite (suelo ser un poco exagerada), aunque si es cierto que me sorprendió que la gente joven lo hablara en los bares...

    Sí te digo que me molestó que las fallas estuvieran explicadas en valenciano, porque para dar la voluntad no importa de donde seas pero a la hora de explicarlo es un poco territorial ¿no te parece?...

  5. ... on jueves, marzo 26, 2009 11:19:00 p. m.  
  6. oscar dijo...

    Ya me enseñaréis las fotillos ...

  7. ... on sábado, marzo 28, 2009 12:46:00 a. m.