Jaja, con estas rimas me siento como Gloria Fuertes, y lo que me molaba a mi esta tipa.

El otro día me comentaron lo que sucede hoy en día en las clases de adolescentes. Resulta que un profesor andaba cuidando un examen cuando sacó un libro de lectura para pasar el rato, concretamente “El príncipe mestizo” (el sexto de Harry Potter que me acabo de leer y me cago en todo lo que se menea...). En esto que las adolescentes de entre 16 y 18 años miran extrañadas el objeto, algunas incluso se levantan y con miedo lo miran, lo huelen y alguna más valiente lo toca…, incrédulas le preguntan a su profesor:
¿Estás leyendo un libro? ¿para qué?- le dicen extrañadas-¡¡si luego van a sacar la película por dios!! ¡¡¡Y lo mismo hasta te lo has comprado!!! ¡qué pensaría gloria de esto! desde que se fué nada es igual...

Esto que puede parecer exagerado sucede, y con más frecuencia de la que nos imaginamos.
De hecho yo conocí a una piva, que todo hay que decirlo le faltaba un hervor, a la que para su 19 cumpleaños le habían regalado Manolito Gafotas y estaba todo orgullosa de que era el primer libro que se leía entero… y yo pienso en como puede alguien privarse de ese gusto y estar tan orgulloso… ¿es que no existe curiosidad por nada? ¿somos tan extremadamente vagos que ni levantar la tapa un libro queremos? ¿y que hace la gente cuando va en metro si no? .

Recuerdo mi adolescencia cuando mi madre fue engañada para apuntarse al club de lectores… no tenía más remedio que pedir libros que no quería y así empecé a pedir yo, única y exclusivamente para rellenar mis preciosas estanterías. Básicamente me fijaba en la portada del libro, y así fue que me pedí “La tumba de huma”, el segundo volumen de una trilogía: “Crónicas de la Dragonlance”.


No me pedí el primero porque el color naranja del primer volumen no me gustaba por aquel entonces, fíjate que cosas. La historia es que me lo empecé unas 10 veces y no había forma de continuarlo, me sonaba a ladrillo y no podía con él. Hasta que una noche al 11 intento (onceavo, no?) superé la barrera de la desidia y en tres días me lo fulminé. Al poco tiempo ya estaba comprándome el tercer volumen y poco después el primero… jaja, ahí entendí muchas cosas de las relaciones que había entre los personajes que me había perdido… y por mucho que lo echasen en el cine nunca sería como aquella primera lectura…

No sé si os pasa a vosotros pero cuando llevan a la gran pantalla libros, los actores siempre decepcionan, así que me sigo quedando con la lectura que dá mayor libertada a mi pervertida imaginación... jiji


This entry was posted on 2:21:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 comentarios:

    Sr Vodka dijo...

    yo soy muuuuu vago, tanto que me bajé el codigo davinci en audiolibro pa escucharlo en mi mp3, solo que esa voz de robot sudamericana que me narra la historia en lugar de interés me producía una gracia inconmensurable, así que...

    no se si esperar a la peli o seguir leyendome el libro :S

    PD, no estoy orgullos-oh

  1. ... on martes, abril 11, 2006 3:51:00 p. m.  
  2. apañao dijo...

    No me digas que existen los audiolibro esos !!. Mira, me has recordado que quería leerme el librito ese antes de que estrenen la peli...

    Coda, estoy seguro de que eso que cuentas de las adolescentes en un examen es cierto. Pondría la mano en el fuego de que esas cosas, pasan.

  3. ... on miércoles, abril 12, 2006 2:09:00 a. m.  
  4. Coda dijo...

    mira que eres cutre big, leete el puto y deja de escuchar a la terremoto de alcorcón, te estás atrofiando las neuronas..eso del audio es pa cuentos o listening!!

    de todas formas a mi de tanto decirme lo maravilloso que era el libro, se me han quitado las ganas de leerlo.
    a ver cuando hacen la peli de la sombra del viento...

  5. ... on domingo, abril 16, 2006 2:30:00 p. m.