En estas fechas tan señaladas, es muy importante no subestimar el poder de nuestra creatividad o capacidad de plagio para ahorrarnos unos duros y quedar de guays con la peña.

Seguro que todos conocéis a alguno de esos frikis que se dedican a cazar pokemon desde la aurora hasta el atardecer recorriendo distintas pokeparadas, gastando pokemonedas y creyéndose cazadores, entrenadores, o vete tú a saber qué... pues para todos esos elementos de la realidad aumentada tenemos un regalo hecho a mano que hará sus delicias: ¡¡La Incubadora Pokemon!!



Esta idea evidentemente no es mia, la encontré por la red y la plagié como buenamente pude. Os dejo el enlace que evidentemente es mucho mas profesional que el mio.


Para los que no lo sabéis, que no sois pocos, una Incubadora Pokemon sirve para poner los huevos que te vas ganando y esperar que eclosionen recorriendo determinada distancia. Al parecer si no encuentras un bicho determinado, puedes incubarlo y si te sale, eso que te ahorras.



Pues bien, hacer una incubadora es todo lo fácil o difícil que tú quieras. La mía tiene luz y todo, gracias a mi compañera Elisa: Ingeniera en Relaciones Publicas con Ferreteros de Barrio, que me diseñó un estupendo circuito simple que luce cuando le viene en gana... Pero empecemos por el principio.




Necesitaremos el siguiente material: dos botellas vacías de coca cola de 2 litros o similar, cola y papel de periodico, pintura acrílica blanca y naranja o al gusto, un cartón, pistola de silicona, goma eva adhesiva o saber pintar muy bien y optativo: un circuito sencillo con una pila, un interruptor y un led. Ah, ¡el huevo pintado a ronchones verdes!



Al tema; cogemos las botellas de 2 litros. Yo que soy muy lista cogí dos de Aquarius: error, no lo hagáis. Estas botellas se van ensanchando hacia el final y lo que necesitamos es que sean rectas, así que aparte del empacho al puto acuarius (me bebí mas de un litro del preciado líquido por no tirarlo y ahora soy como Obelix, ya nunca tengo diarrea) tuve problemas con el encaje de las partes todo el tiempo. Eso y que cortando con el bisturí el rudo plástico casi me llevo un pulgar de un tajo... aun lo tengo cicatrizando... aunque no quede muy recto, usad mejor unas tijeras, mucho mas seguro.



Bueno, cortamos con mucho cuidadito las dos bases de las botellas, (una será base de la incubadora y la otra la tapa), aprovechamos el cuerpo de una de las botellas para lo que será nuestro pokeregalo. Ojo con el tamaño que no puede ser muy grande. El cuerpo y la tapa se unirán y luego se encajarán y desencajarán de la base cuando queramos. Dentro del pié de la incubadora pondremos un cartón que separará la pila y el entramado electrónico de la belleza eclosionante de una incubadora de pokeplástico artesanal.

Usamos la cola y papel de periódico mezclados para la peana y la tapa, para luego poder pintar al gusto. Esto que nunca había hecho yo y que es muy común en Art Attack consiste en poner papeles (periódico, servilletas...) en la superficie de plástico y echarle cola rebajada con agua por encima, dejar que se seque y pintar cagando leches.

Recortamos un cacho de cartón del perímetro de la botella (mejor hacer con compás) con un boquete en medio para que salga el led y que posteriormente taparemos con la cascara de huevo. Además ponemos un cordón de plástico pintadito de naranja rodeando al huevo que hará de conductor del calor para el embrión.

Pintamos por arriba y abajo, tapamos los empalmes de plástico con goma eva naranja adhesiva y dibujamos o hacemos los botones de on-off verdes y rojos. 
Por la parte de atrás a la altura de los botones tendremos que hacer una abertura para que salga el interruptor del circuito. Para sujetar el sistema eléctrico usamos la silicona... ahí es donde fallamos nosotras porque nos pasábamos echando y perdíamos conducción, pero a ver, no podemos saber de todo.

Y ya está, una obra de arte preparada para regalar o para disponer en la mesilla de la habitación e iluminar las noches solitarias de lectura... que no?.


Otra opción de regalo mucho mas impresionante es hacérsela llegar a alguien un poco tolai a su curro sin remitente. 
Seguro que se come la olla sobremanera pensando en quién puede conocer tan habilidoso, original y creativo como para hacer tamaña obra de arte plástico. 

Sólamente hay que crear una historia y hacer partícipe a unos cuantos colegas, incluido su hijo... mandarle unos cuantos anónimos por distintas vías y lo demás se hace solo, seguro que sospecha del mas inocente y no se apea del burro, jajaja...

Seguro que triunfais!

Elisa nunca supo nada...




This entry was posted on 9:00:00 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.