¿Como empezar a pintar en acuarela sin tener ni guarra?

Eso es lo que caracteriza mi estilo pinturil a la acuarela; urban sketchers porque ahora me ha dado por meter rotulador, ceras y pasar de preservar blancos en paisajes urbanos, y speed painting porque yo no valgo para el slowly painting, tengo que hacerlo rápido y ya. 

Mi viaje a Barcelona con fotos de otros, jeje
 
Claro, que esto es muy duro cuando eres autodidacta. Mi método se basa en mirar vídeos por You tube poniendo "aquarela", "aquarelle", "watercolor", o lo que sea que haya podido colgar alguien interesante, cotillear los blogs de la gente que tiene libritos Moleskine, estudiarme las cartas de colores de Winsor & Newton, leerme libros de Parramon y hacer los ejercicios que te mandan por ahí.

El leerse muchos libros es un poco coñazo, mas que nada porque todos te sueltan siempre los mismos rollos: que si pincel de pelo de marta de los numeros 1, 6, 8, 12, 24, 68 y 345, que si papel grueso de 326 gramos con rugosidad tipo nube y el sello de la empresa en la esquina inferior derecha, la teoría de los colores, que si colores frios vs cálidos, la teoría de la perspectiva, un poco de historia del arte... y al final dos hojas para explicarte como se pinta que básicamente se resume en: práctica.

Bueno, pues yo con todo esto y una acuarela al día (que al final engancha) poco a poco voy acercándome al ideal que tengo de esta pintura. Es que esto es muy adictivo, antes era una colgada del aguarrás, ahora me dilata las pupilas el ver como se diluye la pintura humedecida al frotarse con el papel, el sonido del pincel contra el cristal del frasco de agua, la visión de 24 pastillas de pintura puestas en linea de mayor a menor saturación...

Lo primero de todo, ha sido ver qué estilo me gusta mas. 
Hay millones de personas que pintan de puta madre, pero se limitan a hacer laguitos con reflejos o floreros con rosas que a mi personalmente no me seducen. La primera acuarelista que realmente llamó la atención fue Agnes Cecile, una adolescente italiana que con dos brochazos y una música genial consiguió enviciarme a hacer jerotes de la peña:


Me dejó con la baba cayendo y la autoestima por los suelos, ¡parece tan fácil!.
Luego encontré un blog: La sombra del asno donde vi que por muchas normas que tenga la pintura, lo guay es transgredirlas, y de ahí pasé a saber qué era eso del Urban Sketcher: corriente de moda en la que de repente se fusionaba el comic con la goma arábiga, gente que se junta en grupos para ir por ahí a pintar en las calles de sus ciudades. Y así fue que empecé a usar el rotulador y luego me dio por los lápices acarelables, las ceras plastidecor... y lo que me echen!!

Ahora ha captado mi atención un pive: Alvaro Castagnet que es bastante peculiar. Esta gente no es que haga acuarelas, es que las caga. Sin ningún esfuerzo y a brochazos te planta unos chorretones de pintura que luego son una gozada a la vista... me encanta. Y también me encanta su porte, de madurito bronceado con camisa desabrochada enseñamdo pelambrera comiéndose el mundo y a las nenas que le ven pintar... un bohemio como dios manda con pendiente y pañuelo de calaveras...


Quizás sea necesario hacer algun cursito con alguien que te diga como se hacen las cosas, pero es que en esto es todo muy relativo, y tu profesor tiene que tener algo especial que te guste, yo si no es con el castagnet, yo no quiero ningún profesor... así que de momento a pintar todo lo que se mueva!



This entry was posted on 11:27:00 a. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Genial!

  1. ... on miércoles, enero 23, 2013 10:30:00 a. m.